Cruzando frontera Perú – Bolivia – destino a mARTadero

La tercera etapa del proyecto no consiguió realizarse, queríamos llegar a Cochabamba a realizar un taller que veníamos organizando desde hace un tiempo con mARTadero. Agradecemos la buena disposición de Aruma, coordinadora de la residencia Prana de mARTadero, al director de la institución y a todo el equipo de trabajo, por su buena disposición a conectarnos con colectivos y creadores de Cochabamba y a poner a disposición de nosotros su espacio, pero debido a una serie de sucesiones de Huaycos, lamentablemente no logramos llegar el día del taller.

Independiente de esto, el trayecto Perú-Bolivia, y las extensas horas de espera, nos brindó la posibilidad de acercarnos al contexto social de ambos países y sumergirnos en las realidades sociopolíticas, sobre las cuales las propias redes colaborativas están trabajando.

Pudimos percibir, que a medida que va cambiando el paisaje y todo el tramado de cada contexto, las prácticas también van mutando. Si bien, compartimos muchas problemáticas transversales a nivel latinoamericano, la gran mayoría de organizaciones sociales en nuestra región, trabajan sobre problemáticas emergentes en la efervescencia de sus propios contextos.

Desde la lentitud del bus Lima – Arequipa, pudimos ver aquellos “asentamientos humanos” de los que tanto hablamos durante el taller en el CCE Lima, y comprendimos la importancia de todas las cartografías que hicimos, y en particular la existencia de organizaciones como Tusuy Llimpi, fundada por Sara y la red de trabajo explicada por Oscar del Colectivo “El Colectivo” y el trabajo político que llevan a cabo en algunos de estos asentamientos.

Por fin llegamos a Arequipa, luego seguimos a Puno y Desagüadero (frontera Perú – Bolivia – fronteras lugares predilectos por excelencia) y de ahí tomamos una Combi a La Paz.

Deja un comentario